Mujer piensa que tendrá mellizos pero llega la hora del parto y se quedan helados

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Familia / Noticias

La mujer que ves en fotografía es Nadya Suleman. En 2009 se la empezó a conocer como “Octomom” (Octomamá), pues tuvo ocho niños en un solo embarazo. Exactamente, por raro que parezca, Nadya recibió octillizos.

Para lograr su embarazo recurrieron a métodos que muchos criticaron, pero otros tantos halagaron que llevara tanto peso en su vientre.

Lo único innegable, es que todo el mundo conoció a esta gran familia.

La «octomamá» siempre había querido formar una familia numerosa, pues a ella le tocó ser hija única. Tenía padres inmigrantes, de Iraq (padre) y Lituania (madre). Así que anhelaba unos hermanitos que se cuidaran y nunca estuvieran solos.
Apenas le fue posible, inició el camino a la maternidad.

Al conocer a Marcos Gutierrez, su primer amor, le dijo que quería formar una gran familia. Si bien Marcos estaba interesado, la vida les deparaba planes distintos.

Luego de casarse, Nadya entró a trabajar a un hospital psiquiátrico californiano. Pero, en 1999, veinte pacientes hicieron un motín, en el que un escritorio de madera fue arrojado a su espalda.

Esta hija de inmigrantes, sufrió una lesión de disco, y exigió una compensación monetaria, que se tradujo en $170.000 dólares. La herida le impidió trabajar como antes, y fue dañino para su idea de formar una familia. Intentaron tener hijos a lo largo de tres años, pero no sucedía. Nadya entró en depresión, cuando, en una consulta al médico, descubrió que Marcos era estéril.

La mujer propuso una fertilización in vitro, es decir, fertilizar un óvulo e insertarlo en su útero. Su pareja no estaba de acuerdo, y amenazó con dejarla. Ella, fiel a sus deseos, decidió dejar a Marcos (año 2000), cuando comenzó su proceso de fertilización.

El método no es siempre efectivo, y cuesta bastante dinero. Pero ya, cansada del fracaso, no tenía nada que perder.

Nadya, sorprendentemente, solicitó al Dr. Michael Kamrava que le implantara doce óvulos, cuando el máximo que se suele hacer, es de dos. Finalmente, el médico accedió a esta práctica radical, y, de los doce embriones, ocho quedaron atascados. Así es, Nadya esperaba octillizos.

El mundo entero siguió el caso, y ahora, ocho años después, te mostramos cómo luce la gran familia de Nadya.

Y tú, ¿qué opinas de este caso? ¿Está bien lo que hizo?