El orgullo de una hija ante el trabajo de su padre: “Es barrendero y lo quiero”

El hombre le había pedido que no confesara a sus amigos en qué trabajaba para evitar que se burlaran de ella.

Se podría pensar que con el paso del tiempo los prejuicios para algunas cosas se irían disipando, pero parece que no. Por ejemplo, en cuestiones laborales no todas las profesiones son iguales: unas cuantas tienen cierto ‘prestigio’ al que parece que las personas deberían aspirar, mientras que otras son las que ‘nadie quiere’ y que provocan vergüenza y cierto desprestigio a nivel social.

Eso mismo pensó un padre que trabaja como barrendero en las calles. No quería que se burlaran de su hija por su profesión, por lo que le pidió que no le dijese a nadie que era limpiador para evitar que la molestarán.

Sin embargo, su hija no solo no hizo lo que le pidió su padre, sino que le demostró que estaba más que orgullosa de él. Lo hizo a través de las redes sociales, con un mensaje claro y una tierna imagen: «Mi padre es limpiador. Es mi orgullo. Te quiero, papá».

La imagen causó sensación en la red social Reddit, donde apareció publicada, y se convirtió en viral. Cientos de comentarios de usuarios aplaudieron la actitud de la joven, además de aprovechar para contar sus propias experiencias y dejar claro que no existen profesiones de las que haya que avergonzarse.

«Cualquiera que se ría de alguien que trabaja duro para vivir honestamente es idiota«, comentó un usuario; «Está trabajando duro para mantener a su familia, y mira cómo reaccionó su hija. Es un gran padre que educó a una gran mujer«, dice otro usuario.

Temor a los trabajos de «segunda»

Sin embargo, este tipo de prejuicios están a la orden del día, porque se vive en una sociedad obsesionada con lo que hace la gente para ganarse la vida y, lo más importante, cuánto dinero gana trabajando. A quien no cumple con las «reglas» de la sociedad, se le juzga y rechaza.

Los trabajos de segunda no existen. Siempre que una persona se dedique a algo con ganas y esfuerzo no hay nada de lo que sentir vergüenza. Un trabajo significa autonomía y poder la vida con dignidad. Lo que debe ser prioridad es ser feliz y hacer todo aquello que te permita alcanzar esa felicidad.